Después del recreo, nos gusta hacer actividades de relajación para encontrar la calma. Algunos se relajan tanto, ¡que hasta se quedan durmiendo!

ENLACE A FOTOS